Descontrol. “El problema básico del obeso es la ansiedad canalizada en comer”, dice Amny Acosta Then.

La pérdida de peso extrema es necesaria cuando está comprometida la salud, ya que el peso saludable no es solo una cuestión de físico.

Dos de los padecimientos más mortales hoy son la diabetes y la enfermedad cardíaca, problemas de salud que en la mayoría de los casos se derivan del sobrepeso, el cual también puede afectar las articulaciones, la respiración, el sueño, el estado de ánimo y los niveles de energía. Por lo tanto, el sobrepeso afecta toda la calidad de vida.

Cuando las dietas no son funcionales y la persona no está preparada mental o económicamente para una cirugía bariátrica, existen opciones efectivas -asociadas a un plan nutricional- para la pérdida de peso.

Una de ellas es el balón gástrico. El balón es un dispositivo de silicona flexible y blanda que puede llegar a ocupar hasta el 60% del espacio físico del estómago, que es introducido en el paciente mediante una endoscopia, con el fin de conseguir la reducción de peso en personas con sobrepeso u obesidad o aquellos con 20 libras o más de peso que necesiten un empuje, explica Amny Acosta Then, gastroenteróloga y nutricionista especializada en balón.

Precisa que su introducción es un procedimiento de endoscopia bariátrica de tipo restrictivo, ya que el enfoque principal es el de generar una sensación de plenitud o de saciedad precoz para que la persona reduzca el consumo de alimentos, lo cual facilita la pérdida de peso.

“Durante el tiempo que el paciente se tome con el balón dentro del estómago, este debe someterse a una serie de pasos que ayudarán a que el proceso sea exitoso.

No es solo colocar el balón, es adoptar un nuevo estilo de vida. Si no cambias el comportamiento alimenticio, el esfuerzo no valdrá la pena, como sucede también con los pacientes que retoman peso luego de cortar su estómago”, aclara Acosta Then.

Un plan para la pérdida de peso  

El balón está desarrollado especialmente para no deteriorarse con la acidez del estómago, contiene una válvula de silicona que se cierra automáticamente cuando el balón está lleno al momento en el que es introducido.

Amny Acosta Then creó en el país el programa Balón Gástrico RD, un plan de pérdida de peso que incluye la colocación del balón, junto con asesoría nutricional de 6 meses a 1 año, terapias psiquiátricas y psicológicas, más seguimiento continuo del paciente, con grupo de apoyo emocional.

Fuente: Listín Diario